icono

¿Cómo aprovechar las fechas de corte en la tarjeta de crédito?

¿Cómo aprovechar las fechas de corte en la tarjeta de crédito?

qiip
25-01-2023

¿Te has preguntado alguna vez qué hacks o buenos hábitos puedes aplicar para que tu tarjeta de crédito juegue a tu favor? Cuando usamos una tarjeta de crédito, solemos enfrentarnos a ese miedo de terminar sobreendeudados y con una lista más de cosas por preocuparnos. Sin embargo, no tiene que ser así. Solo se trata de ser consientes con su manejo y saber en qué la usamos.  

via GIPHY

Ahora, y ya que estamos hablando del buen uso de tu tarjeta de crédito, dos conceptos claves que debes tener en mente son la fecha de corte y la fecha de pago. Seguro pensarás “son dos momentos sin importancia”. Cuando, en realidad, de esos simples días en tu calendario depende poder sacarle juego a la tarjeta y, al mismo tiempo, cuidar tu historial crediticio. Piensa, por ejemplo, qué pasaría si olvidas el día límite que tienes para pagar esta cuenta. Lo más seguro, es que tu banco haga un reporte de tu atraso. Y este reporte se traduce, precisamente, en una baja de tu puntaje crediticio. Ya hemos hablado en varios momentos sobre la importancia de tener un buen historial para tener mayores probabilidades y mejores condiciones en créditos que quieras tener en el futuro. Pero, tranqui, vamos con calma, primero entendamos la diferencia entre las dos fechas.  

Te puede interesar leer: ¿Cuándo me pueden reportar a Datacrédito?

Fecha de corte

Es el momento en el que se cierran todos tus movimientos de los últimos 30 días. Depende de cada persona definir esta fecha, pero una vez la elijas, siempre será la misma (aunque hay algunas instituciones que te permiten cambiarla). Ten en cuenta, que muchos bancos manejan dos ciclos de fecha de corte: 15 o 30 de cada mes. Por ejemplo, puedes decidir que tu fecha de corte sea los días 15 del mes. Eso quiere decir que todo lo que hagas entre el 16 y el 14 del mes siguiente, entrará en la misma cuenta.  

Fecha de pago

via GIPHY

Suele ser entre 15 y 20 días después de tu fecha de corte y es, literalmente, el día que fijas para pagar tu tarjeta. Entonces, y retomando el ejemplo: si definiste como fecha de corte el 15, tu fecha de pago sería el 30;  y si la fecha de corte es el 30, la fecha de pago sería el 15.  

Recuerda que puedes elegir pagar el monto mínimo, total de tu deuda, o ingresar un valor diferente (pero superior al mínimo). Sobre este punto te tenemos una recomendación, pero vamos por partes para no perdernos.  

Lo ideal es que pagues tu tarjeta tan pronto puedas. Lo mejor es que sea justo después de la fecha de corte –y antes de la fecha límite de pago- para no olvidar esta responsabilidad y afectar negativamente tu historial crediticio. Incluso, hay instituciones financieras que no solo te cobran los intereses del retraso, sino que te piden un monto adicional a modo de penalización. 

Tips para sacarle provecho a estas fechas

via GIPHY

  1. Intenta hacer tus compras programadas, esas que sabes que sí o sí tienes que hacer en el mes, en los primeros días después de tu fecha de cobro. Esto te dará más tiempo para pagar después y sin que se te generen intereses.  

  1. Paga siempre más del monto mínimo. ¿Ves? Te dijimos que volveríamos a este punto luego. Cuando elijes pagar el mínimo, puedes tener la sensación de estar pagando menos dinero. Cuando, la verdad, es que al largo plazo terminarás pagando mucho más por los intereses que se producen en tu tarjeta mes a mes.  

  1. Intenta ser totalero. Si compras en los días siguientes a la fecha de corte y liquidas toda tu deuda cada mes, o sea, pagar el monto total de la tarjeta, te puedes financiar hasta por 50 días sin pagar intereses. Además, es la mejor forma de mantener alto tu puntaje crediticio.  

Te puede interesar: ¿Qué significa tener un buen puntaje en Datacrédito?

  1. Cuidado con las compras compulsivas. El mayor peligro que puedes tener al usar una tarjeta de crédito es dejarte llevar por la emoción y comprar todo lo que se atraviese en tu camino. Esto termina descuadrando toda la planificación que ya te hemos venido explicando. Y no queremos eso, ¿o sí? Recuerda que, a veces, las promociones nos pueden llamar mucho la atención. Pero, si en verdad no necesitas ese gasto o no es un pago que ya tenías programado desde antes -porque habías hecho una comparación de precios y demás-, es mejor que guardes tu tarjeta para después.  

  1. Limita el número de tarjetas de crédito que tienes a tu nombre. Y es que no es necesario tener más de dos. Puedes tener una para los gastos diarios, como ir a mercar, la gasolina, el plan de celular y demás; y luego pagar el total de su saldo a fin de mes. Y tener otra para compras grandes a modo de “colchón”. Solo ten en cuenta que, a mayor número de tarjetas, más fechas debes tener en mente todos los meses y mayores probabilidades tienes de perder el control de su manejo. Lo que menos queremos es que termines sobreendeudado.

No te preocupes si toda esta información te parece mucho para tener en cuenta al principio, con la práctica, te darás cuenta de que se vuelve casi que automático pensar en fechas de corte y de pago. Además, recuerda que no estás solo, puedes programar una sesión gratis con tu Coach qiip para salir de dudas. ¿Qué esperas?