icono

Caso de éxito coaching: Salir de esos dolores de cabeza

Caso de éxito coaching: Salir de esos dolores de cabeza

qiip
14-12-2022

Emprender es un sueño cada vez más común en el mundo de ahora. Y llamar negocio propio a algo que inició como un proyecto es una satisfacción. Sin embargo, iniciar desde cero puede ser toda una odisea. Esfuerzo, deudas, créditos en un lado y en otro, hacen parte de un proceso que puede llegar a verse gris por momentos. Así lo vivió José Pimentel al abrir su lavandería. En su primer año, las ventas no lograron cubrir todos los costos de apertura y el pago de las tarjetas de crédito que abrió para montar el local, le complicaron su tranquilidad financiera. Se le habían convertido en un dolor de cabeza.  

José tiene 32 años, es administrador de empresas y siempre ha tenido el control de sus finanzas por medio de Excel. Pero cuando se trataba de hablar con alguien sobre sus problemas o dudas financieras, no tenía la confianza suficiente para hacerlo. Ahí es cuando se empieza a sentir la soledad en esto del mundo del dinero, porque no es algo que se suele tratar con naturalidad y nos toca ver cómo arreglárnoslas por nuestra cuenta.  

Caso de éxito coaching financiero jose pimental


Jose Pimental

Y es que no se tiene que cometer un error monumental para terminar hasta el cuello de deudas o que no alcance para cumplir con las responsabilidades que se tiene. De hecho, como menciona José: “Soy disciplinado con las finanzas, pero al no lograr las ventas esperadas, me estanqué. Tenía que pagar deudas de compra de equipos, mobiliaria y demás”. Lo que le pasó fue que, en su momento, le faltó esa voz consejera que le dijera: “no conviene tantas deudas separadas” o “intenta siempre pagar más del mínimo”. Eso, sumado a lo complicado que puede ser el arranque de un nuevo negocio, hizo que la situación se le saliera un poco de las manos.  

¿Qué hizo? Descargó qiip para consultar su puntaje crediticio, necesitaba saber cómo mejorarlo. El resultado no lo sorprendió, era bajo, de 500 puntos. La pregunta, entonces, era: ¿qué hacer? Ahí fue cuando se acercó al servicio de coaching.  

“Tuve la primera sesión, luego otra y otra, y pensaba: ‘cuándo me van a cobrar, todo esto no puede ser gratis’. Pero no, me di cuenta de que podía tener todas las sesiones que quisiera ¡sin costo!”. Al conocer a Andrea, su coach qiip, la desconfianza que tenía frente a las conversaciones de dinero se convirtió en la seguridad de saber que hablaba con alguien que estaba completamente de su lado. Y le contó todo, su situación, sus movimientos... todo. El consejo de oro que le dio Andrea de entrada fue unificar todas sus deudas, sumarlas y priorizas. Claro, al tener tantas tarjetas de crédito todo era un desorden.  

Así empezó, por las más grandes y con mayor tasa de interés, hasta llegar a una sola que luego pudo terminar de pagar. ¡Y claro que mejoró su puntaje! Meses después de su primera consulta, y luego del trabajo con su coach, volvió a consultar: de 500 puntos (en febrero de este año), subió por encima de los 700 (en agosto). Como respuesta, varios bancos llegaron a preaprobarle varios créditos nuevos. Ah, pero ya José sabe identificar muy bien qué le conviene y qué no. En eso se traduce la mejora del historial, pasar de que ninguna institución te apruebe préstamos (por tener una marca negativa), a ser él mismo quien rechace las ofertas.  

Deudas liquidadas y se va el estrés por donde llegó. El próximo objetivo financiero de José es ampliar su negocio que ya da frutos, y comprar un carro para poner en uso en la lavandería. Además, ya está pagando las primeras cuotas para un proyecto habitacional de vivienda en la compra de un apartamento.  

qiip se convirtió para José en ese “pajarito” que lo acompaña en el momento de tomar decisiones, susurrándole al oído la opción más conveniente. Ahora, piensa cada compra que va a hacer, hasta la más mínima, y se cuestiona si en verdad necesita lo que va a pagar o no. “Le recomiendo a todos la aplicación, amigos y clientes; porque siento que más que en las finanzas, ha sido una compañía humana fundamental”.  

Fuente: José Pimentel, usuario qiip.